Estás cambiando de alimentación y de hábitos, tu cuerpo necesita tiempo para ajustarse. No te preocupes, es pasajero. Tranquilízate pensando que estás tomando la mejor decisión, eliminando las impurezas y brindándole a tu cuerpo un merecido descanso.